Definición de Región

La región es una unidad espacial que sigue una delimitación razonada de acuerdo con criterios o características históricas, geográficas, económicas, políticas o administrativas establecidas.

Pedro Gómez Molina | Agosto 2022
Lic. Ciencias Ambientales, Mtr. en Geografía

La región es una unidad espacial que sigue una delimitación razonada de acuerdo con criterios o características históricas, geográficas, económicas, políticas o administrativas establecidas. Las regiones deben tener una o más determinantes que las diferencie de otras. Por tanto, como área de análisis o de estudio se enfoca en las coincidencias y divergencias del medio físico y la ocupación humana que le permite identificarse. Puede tener un límite definido, por ejemplo, una región electoral para el conteo de votos, o bien, uno ambiguo, el caso de una región étnica, no se sabe dónde empieza o donde termina con certeza.

Principios

La región se fundamenta en su carácter pragmático, es decir, tiene una finalidad funcional al ser denominada o delimitada. Esto se debe a que los elementos que la componen están en constante interacción: además de que operan en un sistema de un espacio dado. La interacción de estos componentes da como resultado flujos, nodos y redes regionales, creando enlaces jerárquicos que se encuentran en un área definible. Los flujos moldean las relaciones sociales y tienen un alcance territorial especifico; esta sería la frontera (sea delimitada o difusa) de una región. Quienes se encuentran inmiscuidos en la índole regional le otorgan sentido e incluso identidad al estar consientes de su existencia, por ejemplo, el reconocimiento de un espacio propio diferente a espacios ajenos. Por ello, la región es un espacio funcional y dinamizado que alberga relaciones, intercambio e identidad en forma histórica.

En este sentido, la funcionalidad regional permite un ordenamiento del territorio y el reconocimiento de prácticas y la manifestación de la identidad colectiva. Las prácticas resultantes permiten esclarecer interacciones sociales, y responde a cómo y en qué se aprovecha el suelo, y qué patrones espaciales resultan de ello. A su vez, la región se puede definir como una construcción emanada de esquemas o parámetros de conductas y características que se vuelven homogéneas, en tanto las adopte la sociedad ubicada en la región. Las circunstancias que constituyen una región son variables y surgen a partir del proceso de interpretación de un espacio.

En este sentido, las regiones se forman primordialmente a través de condiciones históricas, y sus características intrínsecas les permite su funcionamiento. Pueden desarticularse si sus características se modifican o transgreden, sin embargo, son espacios en constante transformación y modelados por la cultura, pero que conservan sus fundamentos, ligados al ambiente, pero no definidos por este. Como unidad o sistema espacial de análisis, el movimiento de sus elementos la distingue sobre otras, sus linderos son fluidos y cambiantes, sujetos a interpretación de quien la alberga u observa y no tienen superposición con otros espacios involucrados.

Las regiones también son vistas como sistemas territoriales abiertos y en continua interacción con otras regiones que tienen una identidad similar. La circulación de elementos le otorga organización espacial. Por esto, se dice que son funcionales, de acuerdo con la conveniencia del espacio. Por ello se reconoce que es un concepto ligado al territorio, ya que es una espacialización de poder y de relaciones de cooperación o conflicto según sea el caso.

Desde otras perspectivas, la región es vista como un lugar de encuentro pasivo entre estructuras sociales, y que resulta en diferentes manifestaciones territoriales, simbólicas e institucionales que le otorgan una división espacial particular. En este sentido, es determinante responde quién o qué es lo que construye a una región, y qué le otorga significado, qué prácticas sociales o relaciones de poder la anteceden.

Las regiones son un complejo material de agencia, de interacción social y poder, con estructuras y procesos institucionales situados de manera jerárquica en constante progreso. Se fundamenta en una interacción compleja de prácticas y patrones simbólicos, discursivos y no discursivos. Su escala de tiempo es variable, pero procura conservar la esencia que determinó su formación. Las instituciones que le preceden como la cultura o la administración son primordiales para la reproducción regional. Se puede afirmar que tales estructuras son la base de identidad, movilización, memoria colectiva, normas y construcción de la región.

 
 
 
 
Por: Pedro Gómez Molina. Licenciado en Ciencias Ambientales y Maestro en Geografía por la UNAM. Realiza investigación en temas de minería histórica, SIG-histórico y cartografía histórica.
Art. actualizado: Agosto 2022; sobre el original de julio, 2009.
×
 

Referencias

García, B. (2008). Las regiones de México. Breviario geográfico e histórico. México: El Colegio de México.

Gómez, G., y Mahecha, O. (1998). “Espacio, territorio y región: conceptos básicos para un proyecto nacional”, Cuadernos de geografía: Revista colombiana de geografía, 7(2), pp. 120-134.

Paasi, A., y Metzger, J. (2017). “Foregrounding the región”, Regional Studies, 51(1), pp. 19-30.

Sanabria, T. (2007). “Los alcances del concepto de región”, Bitácora, 11(1), pp. 234-239.
 
 
Índice
  • A
  • B
  • C
  • D
  • E
  • F
  • G
  • H
  • I
  • J
  • K
  • L
  • M
  • N
  • O
  • P
  • Q
  • R
  • S
  • T
  • U
  • V
  • W
  • X
  • Y
  • Z