Definición de Psicología jurídica

Es una especialización en la que se aplica la psicología al campo del derecho. Tiene desarrollos teóricos y aplicaciones prácticas en donde se entrecruzan ambos discursos: el jurídico y el psicológico.

Agustina Repetto | Sept. 2022
Licenciada en Psicología

Como ámbito de aplicación el psicólogo jurídico trabaja con instituciones, grupos y/o sujetos que están bajo potestad jurisdiccional, es decir con quienes se encuentran interdictos atravesando algún proceso judicial. En este proceso es el juez o tribunal quien decidirá, por la autoridad y poder que la ley le confiere, sobre algún aspecto relativo a derechos, libertades o responsabilidades de la persona jurídica en cuestión. Por ejemplo, dentro del campo de la psicología jurídica se puede intervenir en cuestiones que van desde actos de adopción hasta la pena privativa de libertad. Aquí el psicólogo jurídico actúa por demanda del Juez y su ámbito será el del Poder Judicial. Como disciplina se encarga de describir, explicar e intervenir respecto a diferentes dimensiones del comportamiento humano que tienen lugar en un contexto jurídico.

Espacios de intervención del psicólogo jurídico

El rol del psicólogo jurídico se configura a partir de su intervención en diferentes instituciones tanto públicas como privadas. Sus competencias profesionales lo facultan para abordar una multiplicidad de situaciones que tienen que ver con la administración de la justicia y con las interrelaciones de las personas con las normas y leyes. Como psicólogo que desempeña su labor en otra jurisdicción (la del sistema judicial), a la vez que debe regirse por las normas deontológicas que regulan su profesión primaria, debe responder a las demandas provenientes del ámbito jurídico. A continuación se mencionan algunos espacios en los que se puede desarrollar.

- Espacio forense: el psicólogo jurídico se desenvuelve como perito psicológico, es decir, como persona experta, especialista y altamente calificada en materia de psicología. La actividad pericial se desarrolla dentro de una actividad procesal exclusivamente como consecuencia de una demanda judicial. Su trabajo consistirá principalmente en dar respuesta a los puntos de pericia solicitados por el Juez a través de la implementación de diferentes instrumentos de exploración psicológica tales como entrevistas y la administración de baterías de test o cuestionarios.

Los puntos periciales representan una incógnita para el saber específico del Juez, ya que desde su formación no cuenta con el conocimiento requerido, razón por la cual solicita la asistencia de un saber especializado, en este caso el psicológico.

El proceso de investigación llevado a cabo por el perito culmina en un informe psicológico redactado por él mismo en el que da cuenta del esclarecimiento de los puntos de pericia solicitados. El encargo del Juez puede ser, por ejemplo, determinada información sobre la modalidad vincular del sujeto, sobre su capacidad de controlar los impulsos o inhibir sus acciones, acerca de sus funciones cognitivas, entre muchas otras posibles cuestiones.

De no ser competencia del perito indagar sobre determinado tema por no poseer los conocimientos necesarios o porque simplemente no forma parte de su ámbito de especialización, deberá excusarse de dar respuesta al punto de pericia en cuestión. También, el perito puede excusarse de realizar el encargo en su totalidad por causas justas que se estipulan en la ley.

- Investigación: en tanto disciplina específica, la psicología jurídica tiene sus propios desarrollos teóricos y estudios que indagan todo lo que tiene que ver con la interrelación entre el sujeto y la ley.

- Asesoramiento: el psicólogo jurídico puede brindar su conocimiento específico en diversos ámbitos. Por ejemplo, puede asesorar al Poder Ejecutivo para la adecuación de leyes conforme a la incorporación de la perspectiva de género o como ha sucedido en el año 1994 en Argentina en donde la nueva ley de adopción se modifica, teniendo en cuenta los aportes de los psicólogos jurídicos, contemplando el derecho de las personas a conocer su identidad. Aquí la psicología jurídica brindó sus conocimientos sobre la importancia y el valor que tiene para la constitución subjetiva el hecho de conocer el propio origen.

- Docencia: el psicólogo jurídico puede desarrollar su labor como docente en diferentes espacios institucionales tales como universidades o en la participación de capacitaciones para diferentes operadores judiciales.

- Victimología: en este espacio el psicólogo jurídico puede intervenir desarrollando conocimientos teóricos sobre el par víctima-victimario y también brindado asistencia y tratamiento a las víctimas.

¿Qué le puede aportar la ciencia psicológica a la ciencia jurídica?

La psicología puede contribuir a humanizar los procesos judiciales y a la justicia en general, aportando sus conocimientos específicos en la conformación de leyes que tengan en cuenta los principios de la constitución subjetiva y su funcionamiento. También puede asesorar en el diseño de programas de prevención de comisión de delitos así como de reinserción social o socialización de aquellas personas que han infringido la ley. En este sentido, la psicología puede contribuir a mejorar la administración de la justicia a través del estudio, la evaluación, comprensión, explicación y prevención de cuestiones psicológicas y conductuales que influyen en la relación que los sujetos mantienen con la ley.

 
 
 
 
Por: Agustina Repetto. Licenciada en Psicología, egresada de la Universidad Nacional de Mar del Plata. Actualmente, estudiante del Posgrado en Sexualidad Humana: sexología clínica y educacional con base en Perspectiva de Género y Derechos Humanos.
Art. actualizado: Sept. 2022; sobre el original de junio, 2012.
×
 
 
 
Índice
  • A
  • B
  • C
  • D
  • E
  • F
  • G
  • H
  • I
  • J
  • K
  • L
  • M
  • N
  • O
  • P
  • Q
  • R
  • S
  • T
  • U
  • V
  • W
  • X
  • Y
  • Z