Definición de Oración Compuesta (Coordinada, Yuxtapuesta y Subordinada)

Las oraciones compuestas contienen, dentro de su sentido lógico, más de una oración gramatical, o sea, más de una forma verbal en su estructura, y cuya clasificación depende de los elementos que las enlacen unas con otras, creando de esta forma el sentido completo de lo que se busca comunicar. Se diferencian entre coordinadas, yuxtapuestas y subordinadas.

Indira Ahmed Fernández | Dic. 2021
Licenciada en Letras Hispánicas

Puesto que muchas veces no se trata de comunicar una sola cosa respecto al sujeto, sino que se manifiestan diversas cuestiones de este, un enunciado puede contener varias construcciones verbales.

La oración, en general, está delimitada por dos pausas: inicial y final, acompañándose de una curva de entonación que a veces se ve interrumpida por pausas intermedias. Esto es cuestión de estudio de la fonética, pero no deja de ser un asunto internamente gramatical que define los enunciados. Además, las oraciones transmiten algo, comunican; y están compuestas por elementos sintácticos cuyo núcleo es el verbo. Esta clase de palabra determina la relación predicativa, mediante la cual se dice algo de un sujeto (explícito o implícito). Como oraciones compuestas pueden identificarse tres clases, y esta depende de los elementos que las enlazan unas con otras.

Oraciones coordinadas

Se llama coordinadas a aquellas en las que una misma clase de oraciones están unidas por conjunciones coordinantes. Estas no modifican el valor referencial de las oraciones reunidas en un enunciado único, sino que indican la relación semántica que establece el hablante entre los contenidos de una y otra.

Conocidas como conjunciones coordinantes están: y, ni, o, pero, mas, sino, etc.

Y”, “ni” denotan una adición a lo que ya se ha dicho. Lo expresado en la primera oración se completa con lo que se expone en la segunda, agregando significado.

Ejemplo: Te estaba esperando y tomaba un café.

O” expresa alternativa, por lo que solo una de las proposiciones expresadas puede ser cierta (en el sentido estrictamente comunicativo, no necesariamente significa que se esté mintiendo).

Ejemplo: Dijiste que me amabas o no escuché bien.

Pero”, “mas” expresan cierta oposición. En uno de los enunciados se puede presentar un hecho y en el siguiente otro que está en desacuerdo con el primero, pero no lo impide.

Ejemplo: La boda será en tres días, pero no estarán sus amigos.

Sino” va por lo general seguido de “que”, e introduce otra oración que ofrece un hecho en sustitución del que se niega en la primera. Cuando esto sucede no se niega el hecho en sí, sino que este hecho exista solo (se le adiciona otro).

Ejemplo: No estuvo presente en el salón, sino que tomó la clase en línea.

En este ejemplo no está negando que el sujeto haya tomado la clase, sino su presencialidad en el salón.

Los elementos coordinados son siempre de la misma clase y forman una serie .

Oraciones yuxtapuestas

Existen otros grupos de oraciones enlazados por componentes como luego, así como, pues, con que, etc. También por locuciones de tipo adverbial. Estas alocuciones pueden ser eliminadas sin que se modifique el significado de la frase y sin que varíe la relación semántica. Estas son las llamadas yuxtaposiciones. Con ello se consigue que los elementos que cumplen una misma función se den sin la necesidad de usar conjunciones.

Esta relación se da sobre todo en el lenguaje literario, más que en el coloquial, y suele verse con la supresión del verbo (en elipsis) en la segunda oración.

Ejemplo: Tenía muchos amigos, pero no hubo flores en su entierro.

Si se elimina la conjunción: Tenía muchos amigos, no hubo flores en su entierro.

La relación semántica se mantiene y las frases indican el mismo significado.

Oraciones subordinadas

La oración subordinada, de acuerdo con Otilia de la Cueva, constituye una pieza dentro de otra oración, con la presencia del sujeto y predicado, y la ausencia de un sentido completo, de propiedad gramatical. En este caso la oración principal es llamada subordinante y de ella depende el sentido completo de la frase, complementado por la oración subordinada. Ambas forman un sentido unitario y es posible identificar un núcleo (subordinante) y un complemento (subordinada).

Ejemplo: Necesitas buena compañía (1) para divertirte (2).

(1) Núcleo.
(2) Complemento.

Existen las subordinadas sustantivas, adjetivas y circunstanciales (de tiempo, de lugar, de modo, de finalidad, causales y consecutivas).

Subordinadas sustantivas: cumplen en el enunciado la función de un sustantivo (sujeto, complemento directo, complemento indirecto).

Ejemplo: (I) Es indispensable (II) que regreses.

II hace función de sujeto.

Subordinadas adjetivas: aparecen introducidas por pronombres o adverbios relativos.

Ejemplo: (I) Los compañeros (II) que llegaron (I) son mis estudiantes.

Que: pronombre relativo.
O principal: los compañeros son mis estudiantes.
O subordinada: que llegaron.

Subordinadas circunstanciales: funcionan como complemento circunstancial de tiempo, modo, lugar, finalidad, consecuencia y causa.

Tiempo: van introducidas generalmente por el adverbio relativo “cuando”, pero también por locuciones temporales.

Ejemplo: Llegó cuando menos lo esperaba.

Modo: expresan la forma en que se realiza el verbo principal de la oración y las precede el adverbio “como”.

Ejemplo: Preparé el platillo como dice la receta.

Finalidad: expresan el propósito con que el sujeto realiza la acción.

Ejemplo: He cruzado lagos y montañas para llegar a tu lado.

Causales y consecutivas: expresan la causa lógica de lo expresado en la oración principal. Van introducidas por los nexosporque, pues, que, ya que, puesto que, etc”.

Ejemplo: No vino porque estaba enferma.

 
 
 
 
Por: Indira Ahmed Fernández. Licenciada en Letras Hispánicas. Cursante de MBA en la Universidad de Guadalajara, México. Desempeño en el ámbito de medios de comunicación y la enseñanza, en las áreas lingüísticas y literaria, además de metodología de la investigación e idiomas. Investigación en lexicología, sociolingüística y teatro.
Trabajo publicado en: Dic., 2021.
×
 

Referencias

Alarcos Llorach, E.: Gramática de la Lengua Española.

Alonso, A. y Henríquez Ureña, P.: Gramática Castellana. Segundo Curso.

De la Cueva, O.: Manual de Gramática Española.

Seco, M.: Gramática esencial de la Lengua Española.
 
 
Índice
  • A
  • B
  • C
  • D
  • E
  • F
  • G
  • H
  • I
  • J
  • K
  • L
  • M
  • N
  • O
  • P
  • Q
  • R
  • S
  • T
  • U
  • V
  • W
  • X
  • Y
  • Z