Definición de Movimiento Social

Movimiento social es la acción colectiva de un grupo organizado en función de la consecución de un determinado interés, al interior de una sociedad. Ejemplos de movimientos sociales son, por ejemplo, los movimientos campesinos, de trabajadores o de desocupados, entre otros.

Lilén Gomez | Mar. 2022
Profesora en Filosofía

Historia y conflicto social

Desde la perspectiva del sociólogo francés Alain Tourain (1925), cuyas investigaciones se han centrado en análisis de los movimientos y luchas sociales en la sociedad post-industrial, la noción de “movimiento social” debe pensarse en relación a la idea de conflicto. La conflictividad es un rasgo constitutivo de la sociedad misma, en cuanto el campo de la historicidad al que ella pertenece está conformado por diferentes actores con intereses en pugna.

Tourain pone de relieve que, en la articulación de un movimiento social, lo que prima no es la respuesta reactiva a una situación de opresión, en el contexto de la lucha de clases —tal como la definió el marxismo—, sino la disputa por una reapropiación del conocimiento, el modelo cultural y económico que la clase dirigente ha identificado con sus propios intereses. Así, por ejemplo, el movimiento obrero no se limita a ser un movimiento anticapitalista sino, fundamentalmente, se trata de un movimiento que prepara una sociedad socialista que sucederá a la sociedad capitalista. Lo que define, entonces, a un movimiento social, es su proyecto de sociedad y no su reacción frente a un orden dado.

Tres puntos son esenciales en el concepto tourainiano de movimiento social: en primer lugar, los movimientos sociales se inscriben en el marco de conflictos sociales, pero no se reducen a la manifestación de las contradicciones objetivas del sistema de producción, sino que traen consigo un proyecto cultural propio; en segundo lugar, su acción no se dirige esencialmente contra el Estado ni por su control (por el contrario, los movimientos sociales alcanzan su límite cuando se institucionalizan), sino contra otra clase social; por último, su objetivo no es la superación de la sociedad dada en la cual se inscribe, por la vía de un “avance”, sino el reemplazo de un modelo de sociedad por otro diferente.

Características de los movimientos sociales

Dentro del marco histórico en el que se inscriben, los movimientos sociales pueden compartir ciertos rasgos comunes. Siguiendo al escritor uruguayo Raúl Zibechi (1952), en gran medida esas características compartidas derivan de una territorialización común entre los movimientos, es decir, de su arraigo en espacios físicos que fueron defendidos o recuperados como resultado de luchas sociales.

Una segunda característica común está dada por la búsqueda de la autonomía, es decir, de la capacidad de los grupos sociales para obtener y gestionar sus propios medios de subsistencia, bajo modos de organización de la vida no condicionados por poderes externos.

En tercer lugar, aparece como objetivo compartido la revalorización de la cultura e identidad de los grupos, ya sean pueblos enteros o sectores de la sociedad. Se busca la reafirmación de la identidad propia en el respeto de las diferencias. Este es el caso de muchos movimientos identitarios que luchan contra la segregación frente a la ciudadanía, frente a la cual se ven excluidos.

En cuarto lugar, Zibechi menciona la capacidad de los movimientos sociales para formar a sus propios intelectuales, quienes llevan a la práctica la disputa por el sentido de los conocimientos y los imaginarios culturales establecidos, en el campo educativo, académico y político. Del mismo modo ocurre con la formación de profesionales al interior de los propios movimientos, por fuera de la institucionalidad reconocida oficialmente.

En la organización de la producción aparece plasmado, a su vez, un importante rasgo que caracteriza a los movimientos sociales. En este sentido, se pone de relieve una preocupación constante por los modos en que se organiza el trabajo y por la relación con la naturaleza.

Por último, una característica importante radica en el modo en que los movimientos eligen desplegar sus estrategias de acción, ya sea a través de instrumentos de demanda, tales como huelgas, o por medio de formas auto-afirmativas, a través de las cuales se plasma en la práctica un modo de sociabilidad diferente al establecido.

 
 
 
 
Por: Lilén Gomez. Profesora en Filosofía, Universidad de Buenos Aires, Argentina. Desempeño en el ámbito de la docencia y la investigación, en áreas de la Filosofía Contemporánea. Mar., 2022.
×
 

Referencias

Touraine, A. (2006) Los movimientos sociales. Revista Colombiana de Sociología, 27, 255-278.

Zibechi, R. Los movimientos sociales latinoamericanos: tendencias y desafíos. OSAL, Buenos Aires, n. 9, ene. 2003.
 
 
Índice
  • A
  • B
  • C
  • D
  • E
  • F
  • G
  • H
  • I
  • J
  • K
  • L
  • M
  • N
  • O
  • P
  • Q
  • R
  • S
  • T
  • U
  • V
  • W
  • X
  • Y
  • Z