Definición de Lengua de Señas

La lengua de señas es un sistema de signos cuyo fin es la comunicación para las personas sordas e hipoacúsicas. Dado que el lenguaje hablado es de difícil comprensión para este grupo minoritario, aparece como necesidad la generación de un sistema lingüístico para el acceso total a la actividad comunicativa tanto de sus miembros entre sí, como con el resto de la comunidad hablante.

Indira Ahmed Fernández | Dic. 2021
Licenciada en Letras Hispánicas

La lengua de señas existe porque es una necesidad comunicativa para quienes la practican, y ha sido aceptada como tal por la comunidad mayoritaria recientemente. En su historia, ha sido estigmatizada con frecuencia por el resto de las personas, alegando que es un sistema primitivo y simiesco, dado que se basa en signos mímicos que se exteriorizan para formar pensamientos complejos y comunicarlos. Aun así, no existen estudios rigurosos y profundos en cuanto a los aspectos lingüísticos y gramaticales de este sistema.

Desarrollo histórico

En 1960 todavía la comunidad sorda sufría altos niveles de segregación e incomprensión por parte del resto. La solución ofrecida por ese mismo grupo consistió en intentar comunicarse a través de señas, aunque no se había estandarizado como sistema o como parte del lenguaje. Esta respuesta fue independiente y creativa.

En la antigüedad se consideraba que las personas sordas no podían desarrollar sus capacidades de habla y, por tanto, no podían comunicarse de manera efectiva. Rodríguez y Velásquez (2000) señalan la historia de la institucionalización del lenguaje de señas en diferentes momentos y señalan que el primer registro relata como el Papa Inocencio III autorizó en 1198 el matrimonio de un mudo argumentando que, si no podía hablar, podía comunicarse a través de señas.

En el siglo XVI, aproximadamente, ya se evidenciaba la existencia de una comunidad lingüística que compartía un idioma y se señala que los sordos impresionaban por la rapidez y precisión con que podían entenderse entre sí. Ello trajo como consecuencia el interés de algunas personas por difundir el método de esta lengua, como fue el Abad L´Epée, quien asumió la tarea en el siglo XVIII y creó la primera escuela para sordos. Este fue el primer momento en que se reconoce la capacidad comunicativa del grupo, ya que sus gestos eran no solamente mímicas, sino que parecían conforman un sistema lingüístico que cumplía perfectamente las funciones de una lengua. A partir de entonces la percepción de este grupo hablante cambió un poco y su relación con el resto de la sociedad se hizo más llevadera.

Es en 1960 que la lengua de señas comienza una especie de reconocimiento como sistema lingüístico, a partir de que William Stokoe demostrara gramaticalmente que puede transmitir información. Desde sus estudios, el análisis de esta como sistema se amplía y se incluyen todas las características gramaticales universales que describen y analizan diversas lenguas. En 1980, con la difusión de los estudios de Stokoe, se reconoce formalmente a la población sorda como “comunidad minoritaria que habla su propia lengua” .

Actualidad

A partir de este momento se han desarrollado diversas variantes de acuerdo con la región geográfica de los hablantes, que coexisten y permiten la comunicación efectiva entre sus hablantes. Incluso la comunidad, aunque se considera minoritaria, ha alcanza reconocimiento legal y ello ha traído diversos beneficios sociales para sus integrantes.

Si bien los estudios ya realizados demuestran que este sistema tiene su correspondencia en la lengua oral, y que puede ser analizado a partir de los principios lingüísticos, como cualquier idioma, la investigación en este sentido tiene un largo camino por recorrer. Los signos que son percibidos por el oído en el lenguaje oral se reciben en la lengua de señas por la vista, lo cual dota al sistema de un significado completo y ampliamente comunicativo, además de coherencia y pragmatismo.

Actualmente, se pretende la inclusión de este grupo en los medios de comunicación masiva, ya que se han generado estrategias comunicativas para que tengan acceso a la información de igual forma que el resto de la comunidad hablante. Entre las iniciativas pueden mencionarse la implementación del sistema de Closed Caption en los programas televisivos y la presencia de un intérprete de lengua de señas para “traducir” las transmisiones. Aunque todavía no se incluyen de manera total en todos los medios, el esfuerzo por llevar a toda la comunidad la información se hace evidente en estas acciones.

También existe como carrera, en ciertos niveles, el aprendizaje de la lengua de señas. Ello permite la existencia de personas no sordas que se identifican con esta comunidad y que pueden fungir como intérpretes intermediarios para las personas que no pueden percibir la comunicación oral.

En España, destaca la iniciativa de la intérprete cubana de Lengua de Señas Milena Fajardo, que busca llevar la música a la comunidad sorda. Esta joven, en su canal “Con mis manos” interpreta canciones en la lengua de señas para que incluso esta manifestación artística sea apreciada por un grupo que, por minoritario, no ha sido tomado en cuenta durante un gran periodo de la historia de la humanidad.

 
 
 
 
Por: Indira Ahmed Fernández. Licenciada en Letras Hispánicas. Cursante de MBA en la Universidad de Guadalajara, México. Desempeño en el ámbito de medios de comunicación y la enseñanza, en las áreas lingüísticas y literaria, además de metodología de la investigación e idiomas. Investigación en lexicología, sociolingüística y teatro.
Trabajo publicado en: Dic., 2021.
×
 

Referencias

Rodríguez, M. I. y Velásquez, R. P.: Historia y Gramática de la Lengua de Señas.

Fajardo, M.: Con mis manos LSE. (Canal de YouTube).
 
 
Índice
  • A
  • B
  • C
  • D
  • E
  • F
  • G
  • H
  • I
  • J
  • K
  • L
  • M
  • N
  • O
  • P
  • Q
  • R
  • S
  • T
  • U
  • V
  • W
  • X
  • Y
  • Z