Definición de Laboratorio

Un laboratorio es un espacio físico reglamentado y estructurado para garantizar condiciones apropiadas para el desarrollo de experiencias.

Candela Rocío Barbisan | Sept. 2022
Ingeniera Química

La Química (de por sí) es una ciencia basada en el trabajo experimental, ya que los conocimientos aprendidos surgen de observaciones de trabajos empíricos. A lo largo de los años, se basó y se basa en métodos empíricos- analíticos para demostrar sus hipótesis. “Empíricos” es una gran palabra para definir esta sección, es un adjetivo que demuestra que cierta observación se basa en la experiencia y en la práctica. Pues bien, la parte empírica de la química muchas veces nos lleva a pensar en un lugar en específico, un laboratorio. También, es muy común que las escuelas, universidades o cualquier otro reducto académico cuenten con un laboratorio en el cual se dictarán clases prácticas u otros trabajos relacionados exclusivamente con un fin educativo.

Estructura

En general, hay cinco espacios primordiales en un laboratorio: cuarto de guardado de medidas de protección personal, cuarto de balanzas, zona de uso con campana de extracción, almacén de reactivos y mesadas de trabajo. En algunos casos se puede contar con más áreas que permitan mejorar la distribución y las tareas. Cabe destacar que todas las áreas deben contar con elementos de seguridad como “duchas” y “limpia ojos”.

En el primero de ellos encontramos todos los elementos de protección personal necesarios para llevar a cabo cada trabajo, tal es el caso de guantes, máscaras para salpicaduras, máscaras con filtros para evitar la inhalación de vapores tóxicos, guardapolvos, gafas, entre otros cuya utilización dependerá del riesgo del trabajo.

El uso del “cuarto de balanzas”, como su nombre lo indica, es exclusivo para el pesaje de reactivos y solutos. Las balanzas utilizadas en los laboratorios son de mayor calidad que las domiciliarias, por lo que deben ser tratadas con cierto respeto. Además, dependiendo de la cantidad de masa a pesar, se disponen de distintas balanzas que tienen un determinado peso máximo, permitiendo ganar precisión en la medición y disminuyendo el grado de error. Las balanzas no deben ser trasladas de un lugar a otro, ya que pueden dañarse los componentes internos y descalibrarse. Además, en general se tiene en este cuarto una campana de extracción para el pesaje de sustancias volátiles.

La zona de uso de campanas de extracción permite el trabajo con reactivos o productos que sean volátiles y cuyos vapores resulten tóxicos, inflamables y/o corrosivos de forma de evitar la exposición del personal que está trabajando al contacto con ellos.

Por último, se cuenta con un almacén donde son clasificados todos los reactivos tanto sólidos, líquidos y gaseosos almacenados según lo indicado por las distintas normas, evitando el contacto de algunos de ellos y cuidando las condiciones ambientales a las que deben someterse. Es por ello que, en los laboratorios, se regulan las condiciones de presión, temperatura y humedad.

Finalmente, la zona de trabajo está compuesta por las mesadas donde se llevan a cabo los experimentos y por los “bajo mesada” que constituyen el espacio de guardado del material de laboratorio. En muchas ocasiones, se dispone de una sala auxiliar para el guardado de dicho material.

Material de trabajo

El material con el que uno se maneja es muy abundante, en general se trabaja con elementos de vidrio borosilicatado, que puede ser expuesto a determinadas temperaturas y es noble a la mayoría de los reactivos. Por nombrar algunos se tienen:

Probetas graduadas: constituyen uno de los elementos de medición de volumen, son recipientes de vidrio con graduación.

Matraz aforado: se los encuentra de distintos tamaños y su principal uso es en la preparación de soluciones, ya que poseen un aforo que indica un volumen exacto.

Erlenmeyer: permite almacenar soluciones o la preparación de ellas, en general cuenta con graduación aunque menos precisa que una probeta o un matraz aforado.

Cápsula de Petri: recipiente circular con tapa para almacenamiento de muestras.

Vaso de precipitados: cilindro de vidrio que se utiliza para calentar soluciones, medir o trasvasar una solución

Agitador: como su nombre lo indica, permite el movimiento y la homogenización de una mezcla.

Bureta: instrumento graduado de vidrio que posee una válvula en su parte inferior y en la parte superior se realiza la carga de reactivo. Permite la descarga de reactivo conociendo el volumen exacto de descarga.

Ampolla de decantación: permite la separación de dos o más fases de una mezcla a partir de la diferencia de densidad entre ellas, contando con una válvula de descarga en la parte inferior.

Tubo de ensayo: es un recipiente de vidrio utilizado para almacenar o transportar provisoriamente soluciones o reactivos sólidos. No poseen base con lo cual se debe tener una gradilla para su apoyo.

Tapones: se utilizan para sellar alguno de los recipientes vistos anteriormente. Los encontramos de distintos materiales de acuerdo con la sustancia al que se los exponga.

Consideraciones

La característica fundamental que observara cualquier laboratorio es que allí las condiciones ambientales estarán especialmente controladas y normalizadas con la estricta finalidad que ningún agente externo pueda provocar algún tipo de alteración o desequilibrio en la investigación que se lleva a cabo allí, asegurándose así una exhaustiva fidelidad en términos de resultados. La temperatura, la humedad, la presión atmosférica, la energía, el polvo, la tierra, las vibraciones, el ruido, entre otros, son las cuestiones sobre las cuales más hincapié se hará, para que estén absolutamente controladas y no contradigan la normalidad necesaria y exigida de la que hablábamos.

Existe una importante diversidad de laboratorios, entre los más destacados se cuentan: el laboratorio clínico, que es aquel en el cual se llevan a cabo análisis clínicos que tienen como meta la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de las enfermedades. Luego están aquellos orientados al estudio y descubrimiento de algún tipo de evidencia científica como son los biológicos y químicos.

Además, cada laboratorio y dependiendo del tipo de fin que lo estimule, debe contar con material específico, que pude ser de vidrio, de porcelana de madera, como ser las probetas, espátulas, mecheros, cucharillas, pinzas, ampollas y tubos de ensayo, entre otros. La evolución y sofisticación que la mayoría de los laboratorios han logrado en los últimos años tiene que ver con la creciente preocupación del ser humano por ir encontrando distintas opciones o alternativas para paliar las afecciones que pululan y abundan en la humanidad, pero que claro, requieren de una maquinaria y material cada día más desarrollado para avanzar siempre y todos los días un paso más.

 
 
 
 
Por: Candela Rocío Barbisan. Ingeniera Química por la UNMdP, Argentina, trabaja en la gestión de activos e integridad a diversas industrias, principalmente Oil & Gas. Certificada en API 580, Risk Based Inspection, por el American Petroleum Institute. Profesora en la Facultad de Ingeniería en la UNMdP, en las cátedras de Química General I, Laboratorio de Operaciones Unitarias (4º año, Ing. Química) y Laboratorio de Reactores y Control (5º año, Ing. Química).
Art. actualizado: Sept. 2022; sobre el original de noviembre, 2008.
×
 
 
 
Índice
  • A
  • B
  • C
  • D
  • E
  • F
  • G
  • H
  • I
  • J
  • K
  • L
  • M
  • N
  • O
  • P
  • Q
  • R
  • S
  • T
  • U
  • V
  • W
  • X
  • Y
  • Z