Definición de Grooming

El grooming es un tipo de ciber-violencia que se caracteriza por la acción intencional de un adulto de contactar mediante cualquier medio tecnológico a una persona menor de edad con el fin de atentar contra la integridad sexual de la misma.

Agustina Repetto | Sept. 2022
Licenciada en Psicología

Para la Dra. en Psicología Fernández Rodicio (2011), el grooming es un acto preparatorio de otro, a través del cual, mediante el acercamiento progresivo mediatizado por dispositivos tecnológicos, el victimario busca crear una conexión emocional con la víctima, generando en la misma una sensación de empatía, confianza y cariño que crean las condiciones de posibilidad propicias para concretar luego un abuso sexual por fuera de los espacios de la virtualidad.

El grooming es un delito tipificado en los códigos penales de muchos países y que bajo ninguna circunstancia el menor es culpable por la situación en la que se ve involucrado. Este fenómeno representa una problemática compleja y multidimensional que para su abordaje de manera integral requiere de la intersección entre profesionales del ámbito jurídico, psicológico, informático y educativo, entre otros.

Fases del grooming

El grooming implica un proceso que desarrollan los victimarios a lo largo del tiempo en diferentes fases. Según la bibliografía disponible se podrían establecer las siguientes:

Una primera fase de preparación en donde el adulto contacta al menor mediante una red social, plataforma virtual y/o juego online. Aquí el victimario comienza generando un lazo amistoso y afectivo con el menor en el que podrá, incluso, hacerse pasar por otro menor. Esta fase predispone a la víctima a sentir confianza en el abusador, quien simula compartir intereses y gustos en común.

La segunda es la de afectación. En esta fase el victimario trata de conocer a su víctima en mayor profundidad y de obtener información íntima a través del vínculo previamente establecido. Indagará principalmente sobre sus lazos afectivos familiares, sobre sus amistades y demás relaciones sociales con el fin de volverse su confidente.

Luego, sigue la fase de seducción, en la cual el acosador utiliza toda la información obtenida previamente para seducir y manipular al menor de edad. Aquí pueden aparecer conversaciones de carácter sexual, en donde el abusador procurará intercambiar fotos y/o vídeos.

La próxima fase es la de acoso. El adulto, que ya tiene en su haber material digital con el cual extorsionar a su víctima (principalmente fotos y videos íntimos) e información sobre su situación familiar y sus preocupaciones, manipula, chantajea y/o amenaza al menor para concretar una relación sexual ya sea física o virtual.

¿Cómo prevenir el grooming?

Teniendo en cuenta que la prevención es la mejor intervención para impedir casos de grooming y que las víctimas de la acción son niños, niñas y adolescentes, las herramientas que nos brinda la Educación Sexual Integral son fundamentales. A través de la misma, se enseña y se aprende a tomar decisiones razonadas y deliberadas sobre el cuerpo propio, la sexualidad y la salud a través de la promoción de la construcción de relaciones saludables y respetuosas con uno mismo y con los demás.

También, es necesario instruir y brindar sugerencias para navegar por internet de manera segura y responsable, haciendo hincapié en la importancia de contar con mecanismos de autenticación de la identidad, el resguardo de los datos personales y las posibles consecuencias no deseadas de la divulgación de material que comprometan la intimidad.

Detección del grooming a través de algunos indicadores en adolescentes

Si bien diversos autores señalan algunos cambios comportamentales y psíquicos comunes en los adolescentes víctimas de grooming, es importante aclarar que muchos de estos cambios también se pueden dar a partir de otras problemáticas y en función de las características intrínsecas a la etapa vital de la adolescencia, por lo que consultar con profesionales en el ámbito es de suma importancia ante una mínima sospecha. Además, no todos los adolescentes transitan de la misma manera una situación de violencia ni todas las personas transitan de la misma forma el ciclo vital adolescente.

Una vez aclarado esto, pasemos a mencionar algunos cambios que relata Cañeque (2014): retraimiento y conflictos en las relaciones sociales, dificultad para mantener conversaciones, modificaciones en el lenguaje corporal tales como falta de contacto visual y rechazo al contacto, cambios de humor sin razón aparente, apatía, estallidos de ira, desmotivación general. Por último, cabe destacar la presencia de posibles síntomas psicosomáticos.

 
 
 
 
Por: Agustina Repetto. Licenciada en Psicología, egresada de la Universidad Nacional de Mar del Plata. Actualmente, estudiante del Posgrado en Sexualidad Humana: sexología clínica y educacional con base en Perspectiva de Género y Derechos Humanos.
Art. actualizado: Sept. 2022; sobre el original de abril, 2018.
×
 

Referencias

Fernández, C. I. (2011). El acoso telemático en menores: Ciberacoso y grooming. Revista PsicologiaCientifica.com, 13(12)

Garibaldi, G. (2014). Aspectos dogmáticos del grooming legislado en Argentina. Revista Derecho Penal, 3(7), 21-37. Apartado 4.
 
 
Índice
  • A
  • B
  • C
  • D
  • E
  • F
  • G
  • H
  • I
  • J
  • K
  • L
  • M
  • N
  • O
  • P
  • Q
  • R
  • S
  • T
  • U
  • V
  • W
  • X
  • Y
  • Z