Definición de Filología

El lenguaje, y todas las áreas del conocimiento asociadas al mismo, es estudiado en una disciplina: la filología, con referencia en el griego φιλολογία (philología), cuya deconstrucción etimológica identifica el prefijo φιλο- (philo-), de ‘amor’, y el sufijo -λογία (-logía), de λόγος (lógos), por ‘palabra’, por lo que puede inferirse que es el estudio que surge del “amor por las palabras, sus usos y significados”.

Indira Ahmed Fernández | Sept. 2022
Licenciada en Letras Hispánicas

La ciencia filológica se puede dividir en tres grandes campos: letras clásicas, ciencia literaria y ciencia lingüística.

Cada una cuenta con disciplinas, tareas y métodos individuales, sin constituir ciencias independientes, sino ramificaciones de la ciencia filológica. Estas se pueden resumir de la siguiente forma:

Cuadro elaborado a partir del proyecto docente del profesor José Servera, de la Universidad de las Islas Baleares, España. Este gráfico es general, ya que en algunas regiones puede variar un poco la concepción de las áreas, sobre todo referidas a Letras Clásicas y Ciencia Lingüística.

Las Letras clásicas se enfocan en el estudio de la producción literaria en las llamadas lenguas muertas, idiomas que no están en uso y que pueden haber dado paso a la formación de nuevas lenguas (o cuentan con un papel fundamental en este proceso). En el caso de las Letras Hispánicas, los troncos fundamentales de la lengua española son el latín y el griego, por lo que los estudios se refieren a la producción literaria de la Antigua Grecia y la Antigua Roma, la cultura de estos pueblos y los idiomas en sí. En el caso del griego, programas de estudio como el cubano se dirigen al griego helénico, usado en el mismo periodo de la historia. En cuanto al latín, se estudia una mezcla del latín clásico con el vulgar, que terminó dando paso a las lenguas romance.

La ciencia literaria se enfoca en los textos escritos producidos a través del tiempo en diferentes regiones. La teoría problematiza lo relacionado con la naturaleza de la literatura, lo que la diferencia de otras artes, las relaciones entre la literatura y la sociedad y en general el proceso literario. La historia aborda los problemas de la evolución literaria desde los tiempos más remotos hasta el presente; puede enfocarse en fenómenos individuales (la obra de un autor) o en la literatura universal. En nuestros días se ha centrado en las diversas literaturas nacionales. La crítica valora las obras concretas desde el punto de vista de un sujeto determinado y de acuerdo con los paradigmas de una escuela. Este sujeto se encuentra insertado en una situación histórica.

La ciencia lingüística se centra en las partes del discurso y su estructura. La gramática dicta las reglas de uso del signo lingüístico, definiendo las formas correctas de las incorrectas. La semiótica profundiza en el significado y las implicaciones de este signo. Por su parte, la estilística ofrece parámetros para estructurar discursos de manera apropiada de acuerdo con el uso que se le vaya a dar a los mismos. Por ejemplo, no es lo mismo redactar una nota periodística que un ensayo: cada uno cuenta con reglas de estilo para que la comunicación sea efectiva.

Historia e importancia de la filología

En un principio la filosofía englobaba todas las ciencias. Platón, el primer filósofo en sentido estricto (de acuerdo con Sultana Wahnón), fue igualmente el primero en dedicar su actividad teórica a la poesía: el objeto de cuya tradición procede la literatura. Aun así, no hace distinción entre retórica y filosofía, afirmando que la primera no busca la verdad y la otra sí, por lo cual una posee la verdad y la otra no. Aristóteles también abordó el tema de la poética y la retórica, en cuanto al discurso y su estructura. Recordemos el contexto de estas reflexiones: Atenas era dominada por oradores y poetas que buscaban agradar al numeroso público al que se dirigían, esos ciudadanos que sostenían la democracia .

En la antigua Roma fueron Cicerón y Horacio los representantes de la teoría literaria, sintetizando los conceptos de retórica y poética. Esta última se comenzó a definir en ese ámbito como “discurso bien escrito” o discurso bello”, más preocupado por la excelencia lingüística que por la fábula.

Poco a poco se fueron deslindando los conceptos, hasta llegar a la ciencia literaria en el siglo XVIII, evolucionando hasta el concepto de estudio de las culturas a través de la interpretación de su producción literaria. El profesor José Servera, de la Universidad de las Islas Baleares, define la filología como: “la ciencia o conjunto de disciplinas que se propone el estudio de las lenguas naturales en sus distintos niveles posibles, constituyentes, de producción y uso” .

Dado que la lengua es la materia formal de la literatura, su vehículo de expresión, la filología estudia las construcciones lingüísticas y la literatura para así comprender una sociedad. Como la división de estas materias es demasiado estrecha, se dio en llamar Letras a la carrera que incluye todo lo que tiene que ver con la producción de textos escritos, incluyendo la estructura formal de la lengua desde el punto de vista lingüístico y la tradición literaria, además de la historia de formación del lenguaje y las llamadas “letras clásicas”, que se refieren fundamentalmente a textos antiguos en lenguas que por lo general ya no están en uso.

Aunque no deja de lado los usos menos cultos en la formación del discurso, este conocimiento permite el uso correcto de la lengua en cualquier ámbito de la vida diaria, puesto que ayuda a la redacción y composición de textos de todo tipo, basándose en la estilística. En este sentido dota de herramientas para campos como el periodismo, la política y la redacción de artículos. También ofrece la oportunidad de descubrir la evolución literaria y lingüística a través del tiempo en varias culturas, además de la comparación entre varias regiones en cuanto a su desempeño literario.

Los primeros filólogos pertenecían a la escuela alejandrina

A partir del siglo lll a. C en la mítica biblioteca de Alejandría los eruditos de todas las disciplinas científicas comenzaron a desarrollar sus investigaciones.

En esta ciudad griega situada en el norte de Egipto, los primeros filólogos comenzaron a crear una metodología para analizar los textos clásicos de la literatura griega y de la cultura helena en general. Entre ellos podemos destacar a Filetas de Cos, Zenódoto de Éfeso, Aristófanes de Bizancio o Aristarco de Samotracia. Los métodos de estos eruditos fueron fundamentales para el desarrollo de la filología bíblica.

¿Por qué estudiar Letras?

Elegir una carrera para especializarse y ejercer al menos buena parte de nuestras vidas es un paso muy importante que puede ser complicado para muchos. Por eso es importante tener una idea acertada de eso a lo que podemos enfrentar. Se sabe de carreras “científicas” e ingenierías, la formación preuniversitaria prepara en sentido general en cuestiones como filosofía, matemáticas, algo de ciencias empresariales y español. Pero en este último tema solo se ven cosas como literatura y gramática, que son parte de las letras, pero no es todo; y es así que la filología es entendida en algunas regiones como la “carrera de los escritores”, porque, en efecto, ayudan a obtener una preparación completa en escritura creativa.

El estudio de las Letras como carrera puede dotarnos como individuos de un amplio conocimiento de la literatura. Se conoce la obra literaria partiendo no solo de la obra en sí, sino que se toma en cuenta el contexto en que fue escrita, las condiciones histórico-sociales del autor, el contexto en que fue publicada, etc. Esto permite una noción más amplia que la mera interpretación de lector pasivo, ya que se pueden comprender referencias implícitas y deconstruir el discurso para su mejor entendimiento.

Además, se obtienen competencias comunicativas más efectivas para el desempeño en varios campos (como el político, empresarial, artístico o científico). En este sentido, el individuo que obtiene este conocimiento se preocupará por el uso de las formas correctas en la estructura de sus textos (orales o escritos), la ortografía y el uso de símbolos. Por tanto, se convierte en un comunicador más efectivo y estricto, además de los amplios conocimientos de literatura e historia general.

Ramas específicas y tal vez no tan conocidas

- La hermenéutica, entendida como teoría de la interpretación, se encarga de analizar el correcto significado de un texto.

- Si se trata de comprender e interpretar un texto antiguo, esta tarea es la ecdótica.

- La exégesis de un texto consiste en explicar las dimensiones lingüísticas, culturales e históricas relacionadas con el mismo.

- La epigrafía estudia las inscripciones hechas en piedra u otros materiales distintos al papel.

- El conocimiento de las distintas formas de escritura antiguas es la paleografía.

- Cuando los textos estudiados fueron escritos originariamente sobre papiro, la papirología es la rama específica que se ocupa de su análisis.

 
 
 
 
Por: Indira Ahmed Fernández. Licenciada en Letras Hispánicas. Cursante de MBA en la Universidad de Guadalajara, México. Desempeño en el ámbito de medios de comunicación y la enseñanza, en las áreas lingüísticas y literaria, además de metodología de la investigación e idiomas. Investigación en lexicología, sociolingüística y teatro.
Art. actualizado: Sept. 2022; sobre el original de enero, 2019.
×
 

Referencias

Servera, J.: Proyecto docente educativo.

Vodicka, F.: La historia literaria: sus problemas y tareas.

Wahnón, S.: Introducción a la teoría literaria.

Julija Sapic / Jenesesimre

 
 
Índice
  • A
  • B
  • C
  • D
  • E
  • F
  • G
  • H
  • I
  • J
  • K
  • L
  • M
  • N
  • O
  • P
  • Q
  • R
  • S
  • T
  • U
  • V
  • W
  • X
  • Y
  • Z