Definición de Estatus

1. Posicionamiento favorable relacionado con la jerarquía o importancia otorgada a algo o alguien. Ejemplos: estatus del Jefe de Gobierno; estatus de una celebridad; estatus del patrimonio cultural.

2. Condición de un individuo o de un núcleo familiar dentro de un estrato social equivalente a su prestigio en la sociedad de la que forma parte.

3. Término para designar la situación actual de algo o alguien. Ejemplos: estatus de jubilación; estatus de relacionamiento.

Etimología: Por el inglés status, sobre el latín status, que remite a ‘estado de situación’, ‘condición’. Es normal que se lo cite en su forma original.

Cat. gramatical: Sustantivo masc.
En sílabas: es-ta-tus.

Estatus

Lilén Gomez | Junio 2022
Profesora en Filosofía

El término estatus proviene del latín status, que puede traducirse como “estado”, “condición”, “posición”, y aplicado al interior de las ciencias sociales hace referencia al nivel que un sujeto ocupa en relación con una determinada estratificación de la sociedad.

En el lenguaje corriente, la expresión statu quo, que recupera la locución latina referida a un “orden de cosas dado”, es utilizada para nombrar un estado de las relaciones sociales o económicas que se asume como “normal”, puesto que está ya establecido de ese modo.

Estatus y clase social

Desde una perspectiva sociológica, el estatus se interpreta en términos socioeconómicos, como una categoría análoga a la de clase social. La pertenencia a una clase social u otra —a saber, a la clase dominante, a la clase media, a las clases trabajadoras o subalternas— puede ser determinada “objetivamente”, en función de ciertos indicadores establecidos como criterio comparativo. Tales indicadores están relacionados con la riqueza material, la profesión, la ocupación, la participación en determinadas instituciones y demás.

De acuerdo con la percepción de los individuos acerca de su posición respecto de la estratificación social —es decir, de su propia pertenencia de clase—, es posible hablar también de una perspectiva subjetiva sobre el rol que se ocupa en la escala social, en relación con otros.

En ambos casos, las diferencias, ya sean materiales o percibidas, condicionan en diversos aspectos la vida de las personas: sus aspiraciones, sus comportamientos, sus consumos, etcétera. Esto quiere decir que, por ejemplo, a pesar de que una persona pueda registrar bajos ingresos, su autopercepción podría ser la de una pertenencia a una clase social con un mejor pasar económico y, en consecuencia, ella podría actuar orientando sus metas hacia las de la clase con la que se identifica. Un ejemplo concreto es el caso de la adopción de ciertas modas, que se vuelven paradigmáticas para determinados grupos sociales y, luego, son imitadas por grupos que no detentan el mismo estatus socioeconómico, al cual buscan pertenecer.

Estatus social subjetivo en la Escala MacArthur

Así como el estatus socioeconómico objetivo es determinable de acuerdo con criterios cualitativos y cuantitativos, para el caso del estatus socioeconómico subjetivo, existen también herramientas que permiten su medición: entre ellas, podemos mencionar a la denominada “Escala MacArthur de estatus socioeconómico subjetivo”.

La Escala MacArthur consiste en una serie de escalones que representan distintas posiciones dentro de la jerarquía social, según los ingresos percibidos, el nivel de instrucción y el prestigio ocupacional. Para determinar el estatus subjetivo, se les pide a los individuos que forman parte de esos estudios que señalen su propia posición dentro de dicha escala, comparándola con la de otros individuos o familias, de acuerdo con sus percepciones.

El fenómeno por el cual las representaciones de las personas pueden mostrar un desfasaje respecto de sus condiciones concretas, es decir, la no coincidencia entre el estatus social objetivo y el subjetivo, se explica por diferentes factores. Fundamentalmente, la razón por la que existe dicho desfasaje se halla en las concepciones que los individuos tienen sobre sí mismos y sobre la estructura social, a partir de la cual componen las imágenes de sí que ofrecen en la interacción con otros. En este sentido, lo determinante del estatus socioeconómico no es solamente el capital económico, es decir, los ingresos y la riqueza disponible para un sujeto; sino que existen otras formas de capital que resultan decisivas.

Por ejemplo, el nivel de instrucción, el ejercicio de ciertas profesiones, el consumo de determinados bienes culturales, definen un capital cultural específico; así como la capacidad de generar y formar parte de redes sociales a través de contactos personales define un capital social específico. El acceso a estas formas de capital tiene, a su vez, una implicancia sobre la posición que se ocupa al interior de una sociedad estratificada, entre el privilegio y la pobreza.

 
 
 
 
Por: Lilén Gomez. Profesora en Filosofía, Universidad de Buenos Aires, Argentina. Desempeño en el ámbito de la docencia y la investigación, en áreas de la Filosofía Contemporánea.
Art. actualizado: Junio 2022; sobre el original de noviembre, 2011.
×
 

Referencias

Navarro-Carrillo, G., Valor-Segura, I., & Moya, M. (2018). Clase social y bienestar subjetivo: el rol mediador de la incertidumbre emocional. Psicología Conductual, 26(3), 457.

Otero, G. Desigualdades y mecanismos de estratificación social (Doctoral dissertation, Doctoral dissertation, Facultad de Psicología y en Facultad de Educación, Universidad Alberto Hurtado). 9-11).

Assusa, G. (2020). El ser social y la conciencia. Preguntas sobre la dimensión simbólica de la desigualdad social. Problemas en torno a la desigualdad, 33.
 
 
Índice
  • A
  • B
  • C
  • D
  • E
  • F
  • G
  • H
  • I
  • J
  • K
  • L
  • M
  • N
  • O
  • P
  • Q
  • R
  • S
  • T
  • U
  • V
  • W
  • X
  • Y
  • Z