Definición de Contexto

1. Circunstancias de las más diversas naturalezas (históricas, políticas, religiosas, culturales) inherentes a un hecho determinado cuya consideración resulta importante para un análisis íntegro.

2. Fragmento de un texto o una conversación, que puede preceder o seguir a la misma, capaz de influir directamente en su comprensión, es decir, necesita ser visto en su totalidad para que tenga su verdadero significado.

3- Factores y consideraciones que rigen sobre un entorno en el cual se desarrolla una actividad. Ejemplos: contexto académico, c. familiar, c. político internacional.

Etimología: Por el latín contextus, formado a partir del prefijo con-, como propiedad de encuentro, y textus, que remite a la palabra texto en cuanto ‘enunciado’.

Cat. gramatical: Sustantivo masc.
En sílabas: con-tex-to.

Contexto

Lilén Gomez | Mayo 2022
Profesora en Filosofía

contextoSobre la referencia del latín contextus, que remite a una unión entre dos o más elementos o entre un elemento y aquello que lo rodea, la noción de contexto resulta significativa para diversos campos del saber, como la lingüística, la psicología, la sociología, la antropología, la biología o la informática. En líneas generales, el contexto puede ser definido como un conjunto de creencias, presupuestos, conocimientos, que son compartidos por el emisor y el interlocutor en una situación comunicativa concreta. El contexto, en este sentido, permite a los participantes de una situación comunicativa adaptar tanto la producción como la recepción del discurso en función de normas comunicativas interpersonales y sociales, que cada participante se representa mentalmente.

Tipos de contexto

Existen diferentes tipos de contexto, entre los cuales cabe mencionar: 1) el contexto situacional, que ocurre en torno a una interacción dada entre hablantes, quienes comparten la misma información puesto que presencian dicho entorno en el mismo momento; 2) el contexto sociocultural, que hace referencia al conocimiento que habitualmente se supone común entre los hablantes, respecto de las normas sociales y culturales y del ordenamiento de la sociedad en general; 3) el contexto cognitivo, que da cuenta de la influencia del entorno en la percepción de un estímulo no verbal, por ejemplo, el modo en que una determinada luz en el ambiente puede modificar la recepción de un mensaje; 4) el contexto lingüístico, que refiere a la información discursiva que se brinda en torno a un enunciado.

El contexto de un enunciado, desde una perspectiva psicológica, puede ser pensado como un marco de referencia de la situación comunicativa, en tanto consiste en una función metacomunicativa que agrega información al discurso a partir de las experiencias pasadas que son compartidas por los hablantes. Por ejemplo, cuando una palabra se dice con un tono irónico, el marco de referencia compartido es lo que permite al interlocutor identificar dicho tono; no obstante, si el marco no fuera compartido, el interlocutor podría interpretar el mensaje de manera literal y el intercambio comunicativo se vería interrumpido.

Otra forma de interpretar el contexto, desde la perspectiva de la sociolingüística interaccional, ha sido a partir de la noción de indicios de contextualización, los cuales consisten en señales verbales y no verbales que el emisor envía a su interlocutor con propósitos comunicativos específicos, es decir, para que éste interprete el discurso de un modo determinado. Tales señales pueden ser, por ejemplo, pausas, entonaciones ascendentes o descendentes, diferentes tonos de la voz.

La noción de contexto en el campo de la Lingüística

Durante varias décadas, la mayor parte de los estudios del lenguaje en el campo de la Lingüística se enfocaron desde un punto de vista formalista, estructuralista o transformacional de los elementos que lo componen (signos, sonidos, palabras, oraciones, significados, actos de habla), prescindiendo del estudio de los contextos sociales y culturales. Hacia finales de la década de 1960, aparecieron nuevos campos con enfoques interdisciplinarios —a saber, la pragmática, la psicolingüística, la sociolingüística o la etnografía del habla— que, entendiendo al lenguaje como un fenómeno social, comenzaron a indagar sobre sus contextos cognitivos, sociales y culturales. Así, por un lado, se incorpora el análisis del uso del lenguaje como acción social y, por el otro, se explica la adecuación de las expresiones en función del contexto como condición de la situación comunicativa.

La conceptualización del contexto en otras disciplinas

Se puede observar entonces, de manera general, dentro del campo de las humanidades y las ciencias sociales, una tendencia compartida hacia fines de la década de los sesenta de acuerdo con la cual se plantea como imposible entender cabalmente el fenómeno del lenguaje sin comprender su contexto. No obstante, la influencia de esta tendencia no se ha limitado a las disciplinas sociales, sino que el análisis del contexto ha alcanzado, también, a los enfoques formales de la informática y la inteligencia artificial, así como a diferentes campos al interior de las ciencias biológicas.

 
 
 
 
Por: Lilén Gomez. Profesora en Filosofía, Universidad de Buenos Aires, Argentina. Desempeño en el ámbito de la docencia y la investigación, en áreas de la Filosofía Contemporánea.
Art. actualizado: Mayo 2022; sobre el original de julio, 2009.
×
 

Referencias

Félix-Brasdefer, J. C. (2018). Pragmática del español: contexto, uso y variación. Routledge.

Van Dijk, T. (2001). Algunos principios de una teoría del contexto. Revista latinoamericana de estudios del discurso, 1(1), 69-82.

Van Dijk, T. A. (2013). Discurso y contexto. Editorial Gedisa.
 
 
Índice
  • A
  • B
  • C
  • D
  • E
  • F
  • G
  • H
  • I
  • J
  • K
  • L
  • M
  • N
  • O
  • P
  • Q
  • R
  • S
  • T
  • U
  • V
  • W
  • X
  • Y
  • Z