Definición de Conjunción (en Lengua)

En el sentido estricto, las conjunciones son conectores que enlazan elementos sintácticamente equivalentes. Esto significa que están enmarcados dentro de la misma categoría gramatical en la oración: cumplen la misma función u oraciones del mismo rango. Es decir, las conjunciones enlazan sustantivos con sustantivos, adjetivos con adjetivos, verbos con verbos, o adverbios con adverbios.

Indira Ahmed Fernández | Jul. 2011
Licenciada en Letras Hispánicas

En el ejercicio de la comunicación se pueden encontrar una serie de partículas invariables que no ejercen como tal una función determinada en el predicado oracional. Sin embargo, poseen una función: la de guiar las deducciones que se realizan en el discurso de acuerdo con sus características morfosintácticas y establecer una relación sintáctica entre palabras o frases de similar contenido. Estas son llamadas conectores y permiten la creación de secuencias de significados dentro de un mismo texto en el habla.

Las conjunciones componen esa categoría gramatical y, además, no poseen significado propio y permiten la ilación de frases. También funcionan elementos coordinantes entre oraciones compuestas.

Para entender que estas palabras no tienen significado por sí mismas se puede acudir al siguiente ejemplo: puede afirmarse la existencia de una relación semántica (de significado) entre las ideas de “pastel”, “dulce”, “comer”, “diariamente”; por tanto, pueden deducirse realidades respecto a estos vocablos. Sin embargo, no sucede lo mismo con “y”, “por tanto”, “porque”, etc. que no cuentan con un significado estricto o propio, sino que funcionan como nexos entre ideas.

Funciones

El uso de los conectores y la comprensión de su función en el discurso tiene mucho que ver con la nueva interpretación de la comunicación de los últimos tiempos. Se ha desechado el absoluto de la comunicación como un proceso de codificación y decodificación con un código compartido por el oyente y el hablante (este código es la lengua). En su lugar, a partir de 1976, no se percibe exclusivamente como el proceso de codificación y decodificación, sino sobre todo como una labor de inferencia. Ello implica que el hablante considera que el oyente alcance una serie de inferencias por la interacción del enunciado con el contexto de este.

Por ejemplo, si alguien dice “Tengo frío” en una habitación con las ventanas abiertas, no solo está expresando la idea de su situación y sentir, sino que intenta que los interlocutores comprendan que quiere cerrar las ventanas. Los conectores en ese sentido funcionan como facilitadores para las inferencias que se desean comunicar.

Al hablar de oraciones del mismo rango, se hace referencia a las oraciones independientes o que dependen de una misma principal. Las primeras pueden tener el mismo sujeto:

(p1) Te arreglas y (p2) sales.
S. (omitido): .

Para ver la interrelación entre las palabras y las inferencias podemos ver el siguiente ejemplo: los miembros de una comisión de contratación, después de realizar una entrevista, intercambian las siguientes palabras:

A: Es hablador.
B: Pero es de Guadalajara.

No se sabe si la comisión está a favor o en contra de contratar a la persona, pero el conector “pero” enfrenta los enunciados y obliga a informarse mejor en el contexto para encontrar las inferencias. A grandes rasgos, la inferencia consiste en que ser de Guadalajara representa un problema en la contratación, aunque no se sabe a ciencia cierta en qué consiste. Fue suficiente el uso de la conjunción adversativa para comprender la oposición, aunque no lo sea para saber exactamente de qué se trata (para ello deberíamos tener un mayor conocimiento del contexto).

Tipos de conjunciones

De acuerdo con Amado Alonso, las conjunciones propiamente dichas son aquellas que enlazan unidades sintácticamente equivalentes, formando una serie en la que ningún elemento está supeditado a otro. Estas son las conjunciones coordinativas (o coordinadas), cuya clasificación identifica tres especies:

Copulativas. Estas simplemente unen. “Y” tiene la variante “e” delante de palabras que comienzan con i. Se usa “ni” para la negación.

- blanco y negro.
- ni bueno ni malo.
- padres e hijos (nótese que se considera la fonética, y no la escritura de la palabra. Como el sonido de la “h” en español es mudo, se asume que comienza con “i”, como sonido y no como grafía).

Disyuntivas. Indican que se debe optar por una de las opciones ofrecidas. “O” tiene la variante “u” delante de palabras que inician con o (como en el caso del grupo anterior).

- fresa o chocolate.
- plata u oro.

Adversativas. Contraponen conceptos. “Pero”, “mas”, “sino”, “aunque”, “sin embargo”.

- lento, pero seguro.
- fuerte, aunque viejo.
- Me gustan todas frutas excepto la guayaba.

Como puede verse, las conjunciones solamente ligan palabras, no tienen ninguna influencia sobre ellas.

Por otro lado, se remarca que existe otra categoría que algunas gramáticas identifican como conjunciones subordinantes. Estas subordinan un miembro a otro; el resultado es un grupo con un núcleo y complementos. Estas dependen de una oración principal, pueden tener sujetos diferentes o el mismo, pero deben tener dependencia de una misma:

- Si quieres y puedes, haz lo que te pido.
- Aunque te opongas y se oponga el mundo entero, haré lo que creo correcto.

 
 
 
 
Por: Indira Ahmed Fernández. Licenciada en Letras Hispánicas. Cursante de MBA en la Universidad de Guadalajara, México. Desempeño en el ámbito de medios de comunicación y la enseñanza, en las áreas lingüísticas y literaria, además de metodología de la investigación e idiomas. Investigación en lexicología, sociolingüística y teatro.
Trabajo publicado en: Jul., 2011.
×
 

Referencias

Alonso, A. y Henríquez Ureña, P.: Gramática Castellana.

Poblete, M. T.: Los marcadores discursivos-conversacionales de más alta frecuencia en el español de Valdivia, Chile.

Portolés, J.: La distinción entre los conectores y otros marcadores del discurso en español.
 
 
Índice
  • A
  • B
  • C
  • D
  • E
  • F
  • G
  • H
  • I
  • J
  • K
  • L
  • M
  • N
  • O
  • P
  • Q
  • R
  • S
  • T
  • U
  • V
  • W
  • X
  • Y
  • Z