Definición de Ciudadano

El término ciudadano —con raíz en el latín civis—, en relación con la noción de ciudadanía, hace referencia a la pertenencia de un individuo a una colectividad dada. Remite, al mismo tiempo, a las características que implica dicha pertenencia, por ejemplo, la actitud o las conductas que se esperan de los individuos en cuanto forman parte del grupo social en cuestión, en sus dimensiones morales o éticas.

Lilén Gomez | Agosto 2022
Profesora en Filosofía

Principios

El concepto de ciudadano admite dos formas distintas para definir la relación de pertenencia de un individuo con respecto a una comunidad. Por un lado, a nivel estricto de la ciudadanía remite a la pertenencia a una colectividad soberana, que da cohesión a sus miembros en la medida en que ellos comparten un estatus común, mientras que los distingue de los ciudadanos de otras colectividades políticamente independientes. Ahora bien, dentro de una misma colectividad soberana, el estatus de sus miembros puede distinguirse, sea implícita o explícitamente, por ejemplo, de acuerdo con su pertenencia al tipo de colectividad dependiente del que se trate.

El estatus social de los ciudadanos, en tanto habitantes de las ciudades, muchas veces difiere en los hechos del de los habitantes de pueblos y campesinos. En el primer caso, al definir al ciudadano en relación con su nacionalidad, como habitante de un país, se excluye de esa categoría a todos los ciudadanos de otros países; mientras que, al definir al ciudadano como habitante de la ciudad, se establecen distinciones excluyentes respecto de los miembros de otros tipos de jurisdicciones. En sentido estricto, entonces, la ciudadanía solamente abarca a una parte de la colectividad. Al mismo tiempo, bajo la definición estricta de ciudadano, en términos jurídico-políticos, quedan excluidos de ella los niños e, incluso, en un análisis histórico, han quedado fuera de ella las mujeres, los sectores económicamente marginados de la sociedad, entre otras poblaciones vulneradas.

Por otro lado, en un sentido amplio, el término ciudadano hace referencia a la totalidad de los integrantes de una comunidad, sin establecer distinciones entre sus integrantes.

La noción de ciudadano desde la perspectiva jurídica y ético-política

Desde un punto de vista jurídico, la noción de ciudadano excluye a menores de edad, inmigrantes e individuos cuyos derechos políticos han sido suspendidos por diferentes factores (a saber, por orden judicial, condiciones de enajenación mental, entre otros). Los ciudadanos en sentido estricto —es decir, quienes pueden ejercer los derechos políticos en el país en virtud de su derecho de ciudadanía (sea adquirida por nacimiento o por naturalización)— tienen capacidad de participar en las decisiones que hacen a la vida de la comunidad, por ejemplo, a través de la elección de sus autoridades políticas o del voto en instancias de consulta popular.

No obstante, aquello que la perspectiva jurídica establece formalmente —que, cabe señalar, solamente es factible bajo Estados democráticos— en la mayoría de los casos, no se ve reflejado en la práctica real. Esto se debe a que, como consecuencia de las desigualdades sociales, los ciudadanos se ven ampliamente restringidos en el ejercicio de sus derechos, no solamente políticos y sociales, sino derechos individuales básicos, a pesar de que éstos estén contemplados legalmente.

Desde un punto de vista ético-político, se comprende la participación activa en la vida política del territorio en que se emplaza la comunidad, independientemente de las condiciones jurídico-legales de la ciudadanía entendida en sentido estricto. Luego, dicha participación incluye a inmigrantes y menores de edad en la intervención sobre los asuntos públicos y la toma de decisiones colectivas, por ejemplo, a través de su organización en gremios y asociaciones. El enfoque ético-político resulta indispensable para una conceptualización completa de la noción de ciudadano, en la medida en que aporta una dimensión material fundamental, que el enfoque jurídico omite.

El nuevo concepto de ciudadano digital

En las últimas décadas, frente al auge de los medios digitales, se ha desarrollado la noción de ciudadano digital, para hacer referencia a los modos de participación activa en el ejercicio de la ciudadanía de los individuos a través de plataformas digitales. El impacto del desarrollo de la informática sobre los modos de organización de las sociedades se ha transformado en una importante problemática contemporánea, en la cual entra en contradicción la posibilidad de tomar contacto con una multiplicidad de perspectivas y opiniones diversas, con la profundización del control sobre la información y las conductas de los seres humanos por medio de la manipulación de datos.

 
 
 
 
Por: Lilén Gomez. Profesora en Filosofía, Universidad de Buenos Aires, Argentina. Desempeño en el ámbito de la docencia y la investigación, en áreas de la Filosofía Contemporánea.
Art. actualizado: Agosto 2022; sobre el original de diciembre, 2009.
×
 
 
 
Índice
  • A
  • B
  • C
  • D
  • E
  • F
  • G
  • H
  • I
  • J
  • K
  • L
  • M
  • N
  • O
  • P
  • Q
  • R
  • S
  • T
  • U
  • V
  • W
  • X
  • Y
  • Z