Definición de Ciclo del Agua

El ciclo del agua consiste en la sucesión de etapas de conservación y circulación natural del agua en el planeta, al que se considera indefinido y en constante actuación por lo que no se puede identificar un punto de inicio.

Candela Rocío Barbisan | Feb. 2022
Ingeniera Química

Ciclo del AguaResulta ser un proceso vital para los organismos vivos y seres humanos además de regular el clima y las condiciones que permiten la vida en el planeta Tierra. Cabe recordar que sin un recurso tan importante como el agua no hay vida.

Etapas

Básicamente, se distinguen cuatro etapas fundamentales: la evaporación, la condensación, la precipitación y la infiltración. Muchos de estos términos son usuales en nuestro lenguaje cotidiano y tiene que ver con que, simplemente, es el propio ciclo del agua que está en nuestros días de manera habitual sin que estemos pensando constantemente en cómo es.

A modo de resumen, el agua que se encuentra en la superficie terrestre se evapora al tomar energía (principalmente del Sol) que le permite cambiar de estado. Al pasar a fase gaseosa, el aire húmedo y el vapor se enfrían condensándose y formando las nubes. Cuando este conjunto de gotas tiene un peso insostenible, cae mediante la precipitación y se filtra a través de la superficie de la tierra para comenzar un nuevo ciclo. Dependiendo la temperatura de la atmósfera esta precipitación se puede dar en forma líquida o sólida, y aquí es donde se formará nieve y precipitará nieve o granizo.

El agua es un recurso renovable, que al estar en forma líquida en el planeta es aprovechada, no sólo para retornar a la atmósfera y comenzar un nuevo ciclo, sino también por los seres vivos para subsistir. Además, otra porción de agua precipitada se infiltrará a las napas subterráneas llegando posteriormente a cuerpos de agua para continuar su circuito natural, purificándose en este camino de filtración y escurrimiento.

Muchos autores colocan la etapa de infiltración como una de las etapas del proceso de recolección del agua en la Tierra, donde a su vez se añaden dos etapas más, una de ellas tiene que ver con este escurrimiento en el interior de la superficie terrestre hacia los cuerpos de agua, fenómeno que se conoce como escorrentía y la otra con la circulación del agua subterránea ya que es allí donde se produce la formación de acuíferos y napas subterráneas. En la etapa de infiltración y escurrimiento, además, se permite la disolución y el arrastre de sales que posteriormente son evaporadas por lo que, estas etapas constituyen aspectos muy importantes del ciclo del agua en función al transporte y movimiento de compuestos.

En esta línea, otros autores mencionan la evapotranspiración como una etapa adicional y simultánea a la evaporación. Esto se debe a que la evaporación del agua propiamente dicha hace referencia al pasaje a fase vapor del agua contenida en cuerpos de aguas, dejando de lado el agua contenida en planta, por ejemplo, por lo que se considera que transpiración del agua desde plantas hacia la atmósfera es una etapa más de este ciclo. En el mismo sentido, la sublimación del agua, nieve proveniente de picos de montañas y glaciares y su posterior condensación también son considerados como partes de este ciclo.

Factores que interactúan

Si pensamos al ciclo del agua como una máquina, el sol es el motor principal, donde el agua de superficie está contenida en océanos, lagos, ríos y distintos cuerpos de agua y, además, gracias a la existencia de la gravedad terrestre el circuito se completa, ya que esta permite el descenso nuevamente a superficie del recurso. Otro factor importante a considerar en este proceso es el viento.

Así como mencionamos los factores primordiales que interactúan durante el proceso, debemos mencionar aquellos que lo alteran. No todos estos factores provienen de la mano humana, aunque muchos de ellos sí. El principal factor de alteración tiene que ver con la temperatura, el aumento de ella en los últimos años a pasos más importantes genera consecuentemente un aumento en la temperatura del agua, lo que se traduce en ciclos más cortos y aumento de precipitaciones en conjunción con la fusión de glaciares que, a su vez, incrementa el nivel de océanos.

Cuando hablamos del cuidado del agua como recurso, nos referimos al cuidado también de todos estos factores que alteran el ciclo natural como la erosión de los suelos, las urbanizaciones, el aumento de emisión de gases efecto invernadero y demás causas que traerán aparejados inconvenientes como inundaciones o sequías como las sufridas durante los últimos años.

 
 
 
 
Por: Candela Rocío Barbisan. Ingeniera Química por la UNMdP, Argentina, trabaja en la gestión de activos e integridad a diversas industrias, principalmente Oil & Gas. Certificada en API 580, Risk Based Inspection, por el American Petroleum Institute. Profesora en la Facultad de Ingeniería en la UNMdP, en las cátedras de Química General I, Laboratorio de Operaciones Unitarias (4º año, Ing. Química) y Laboratorio de Reactores y Control (5º año, Ing. Química).
Trabajo publicado en: Feb., 2022.
×
 
 
 
Índice
  • A
  • B
  • C
  • D
  • E
  • F
  • G
  • H
  • I
  • J
  • K
  • L
  • M
  • N
  • O
  • P
  • Q
  • R
  • S
  • T
  • U
  • V
  • W
  • X
  • Y
  • Z