Definición de Alienación

Forma de enajenación, es decir, de perder el sentido de sí o el uso de la razón como consecuencia de un factor externo, el cual puede ser económico, social, cultural. Por las formas del latín alienatio, alienatiōnis, respecto del verbo alienāre.

Lilén Gomez | Mar. 2022
Profesora en Filosofía

El término alienación hace referencia a una desposesión, a la presencia de un otro, de algo extraño al interior de sí mismo. En las teorías contractualistas pertenecientes a la filosofía política, la noción de alienación estaba vinculada con la idea de aquello que puede o no cederse a la sociedad resultante del pacto entre los hombres. En este sentido, la alienación se relacionaba con el desprendimiento respecto de una propiedad (ya sea un bien, la libertad, la vida).

En la filosofía idealista de G. W. F. Hegel (1770-1831), el filósofo toma la categoría de alienación en términos de un extrañamiento del espíritu, a través del cual éste se objetiva y deviene otro de sí mismo. La alienación, entonces, está relacionada con el modo en que el sujeto se “desdobla” en el objeto, poniendo en él algo de sí. Esta lógica aparece de manera central en la fundamentación filosófica hegeliana del trabajo: en él, el hombre modifica la materia poniéndole algo suyo y, al mismo tiempo, se transforma a sí en el proceso de la transformación del material.

La idea de alienación según Hegel ha sido trabajada críticamente en vínculo con la concepción religiosa de la enajenación a Dios, por autores como Feuerbach en La esencia del cristianismo (1841), a partir de la idea de que el hombre se observa a sí mismo como si estuviera separado de su propia voluntad, para someterla a la voluntad divina.

La noción marxista de alienación

Los desarrollos de Karl Marx (1818-1883) en torno a la noción de alienación fueron determinantes en el campo de la discusión sobre este concepto. En los Escritos económico-filosóficos (1844), Marx profundiza sobre la categoría del trabajo alienado, de modo tal que opera un desplazamiento teórico desde la esfera religiosa-espiritual hacia la esfera económica, vinculada con la producción material. La alienación aparece inscripta como un fenómeno histórico, por el cual el trabajador, en el contexto del modo de producción capitalista, se relaciona con el producto de su trabajo en tanto un objeto ajeno que, no sólo no le pertenece, sino que se dirige contra él mismo, representando un poder sobre él.

Las relaciones de producción que se ordenan en el trabajo asalariado bajo el modo de producción capitalista son, por lo tanto, relaciones de alienación entre los hombres y respecto del producto de su trabajo. A diferencia de Hegel, para Marx, la objetivación que se produce en el trabajo en la relación entre el productor y el producto no es una relación ideal, sino histórica, cuyas condiciones son materiales. Estas condiciones, en el contexto capitalista, contraponen los productos del trabajo a sus productores, aquellos se vuelven “independientes” respecto de estos últimos.

En el marco de la propiedad privada, el producto del trabajo no tiene por finalidad el disfrute de la vida, sino su intercambio como mercancía. El trabajo deja de ser un medio de subsistencia para garantizar la vida y se convierte en un buen intercambiable, de manera tal que, como resultado, la fuerza de trabajo se transforma en la única propiedad del trabajador, cuya única opción es venderla para garantizar entonces sus medios de subsistencia. El trabajador, así, debe enajenar su tiempo y su fuerza de trabajo, es decir, su propia vida, en una actividad forzada (puesto que no tiene otra opción) para poder, paradójicamente, subsistir. En consecuencia, la alienación del trabajador equivale a venderse a sí mismo en el trabajo.

En el intercambio mercantil, el trabajador aparece cosificado, como un objeto más. En contexto del capitalismo, las relaciones sociales aparecen traducidas en relaciones entre cosas, ya que los hombres pierden su cualidad de personas libres. El trabajo humano se convierte en un instrumento al servicio de la acumulación del capital y deja de ser, así, un medio para la vida.

 
 
 
 
Por: Lilén Gomez. Profesora en Filosofía, Universidad de Buenos Aires, Argentina. Desempeño en el ámbito de la docencia y la investigación, en áreas de la Filosofía Contemporánea.
Trabajo publicado en: Mar., 2022.
×
 

Referencias

Musto, M. (2015) Revisitando la concepción de la alienación en Marx. En Musto, M. (ed.). De regreso a Marx: nuevas lecturas y vigencias en el mundo actual (pp. 171-208). (Trad. Francisco T. Sobrino). Buenos Aires, Argentina: Editorial Octubre.
 
 
Índice
  • A
  • B
  • C
  • D
  • E
  • F
  • G
  • H
  • I
  • J
  • K
  • L
  • M
  • N
  • O
  • P
  • Q
  • R
  • S
  • T
  • U
  • V
  • W
  • X
  • Y
  • Z